Intensa y genuina, Ileana Cabra se presentó en el Teatro Tapia

Era la cantante que estaban esperando. Una voz joven, fruto del presente pero con la fuerza y la densidad interpretativa de aquellos cantantes a los que ya llamamos leyenda.

Ileana Cabra “iLe” es menuda, cuando habla su voz es dulce, serena, pero en el escenario se expande y se convierte en un aletazo de huracán que el sábado en la noche dejó a los asistentes a su concierto en el Teatro Tapia, sacudidos y conmovidos. Esta fue la última presentación de su primera gira promocional, titulada como su primer disco “iLevitable”, por el cual fue nominada recientemente al Grammy Latino en la categoría de Mejor artista nuevo. Anoche, y al Grammy anglo, en la categoría de Mejor álbum rock urbano o alternativo. A lo largo de casi dos horas enteras de música, quedó claro por qué.

La cantautora se ha presentado durante el pasado año en distintas ciudades en países como España, Argentina, Uruguay, Estados Unidos y México, y en Puerto Rico completó su recorrido con conciertos en Aguadilla, Ponce y San Juan.

Un público compuesto por personas de todas las edades recibió con entusiasmo a iLe, quien inició su presentación a eso de las 8:45 p.m. ante un Teatro Tapia lleno a capacidad. Vestía una blusa rosada y una falda verde con detalles florales, muy a tono con su estilo musical que, desde el hoy, celebra el ayer y lo transforma en un presente, con profunda raíz. La escenografía era sencilla, apenas un trío de lámparas de mesa y una silla en la que de vez en cuando, se sentaría para cantar. A sus espaldas, su banda compuesta en su mayoría por músicos del país y en la que, a petición suya, se integró una mujer, la pianista, dejando claro su interés de llevar un mensaje concreto a favor de la importancia de que las mujeres continúen conquistando espacios.

La primera voz que el público escuchó fue la de su abuela, Flor Amelia de Gracia, de quien heredó no sólo el amor por los boleros, sino que también recibió canciones y grabaciones en cassette con su voz interpretándolas. Ese regalo familiar lo compartió con los presentes, quienes escucharon a su abuela, cantando el inicio de la primera canción de la noche, “¿Quién eres tú?”. Con ese gesto, iLe compartió con los presentes su felicidad de haber logrado que su abuela “cumpliera su sueño de cantar en el Teatro Tapia”.

El concierto continuó con el tema que fuera el primer sencillo del disco “Caníbal”, una canción que según describió tiene que ver con la necesidad que tenemos como seres humanos de trabajar con nuestro ego, que lo mismo nos eleva que nos devora.

“Este es un disco bien familiar”, dijo la artista de 27 años, acerca de las historias que hay detrás de las composiciones que integran “iLevitable”, en las que cuenta con canciones de su autoría, así como la de su hermana Milena Pérez Joglar, su abuela Flor Amelia de Gracia, y sus amigos Juan Botta y Fofé Abreu.

“Compartimos ese drama y esa pasión”, dijo al presentar el tema “Maldito sea el amor”, original de Fofé, y con cuya interpretación demostró su madurez en el escenario, obteniendo del público la primera gran ovación de las múltiples que vendrían en la noche. Continuó con la canción “Out of Place”, que surgió naturalmente en inglés y de la cual destacó además el que fuera su padre, José Cabra, quien grabara el bajo para la producción discográfica.

Acto seguido, entró al escenario un amigo de la familia, un joven actor argentino residente en Puerto Rico hace ya varios años, Juan Botta, quien compuso la canción “Qué mal que estoy”. Juntos cantaron el tema, un íntimo relato del maldeamor, y Botta además la acompañó en el saxofón.

La velada continuó con algunos de los temas más celebrados, los compuestos por su hermana la actriz y educadora Milena Pérez Joglar y los originales de iLe. “Este es un disco muy femenino, la mayoría de las compositoras son mujeres… Y yo tengo la suerte de tener a mi hermana, y de tener con ella esa complicidad… Esta canción tiene que ver con el hecho de que sea tan normal el maltrato emocional, y eso es algo a lo que le doy énfasis en este disco. No minimicemos el maltrato, la clave está en la educación y en sacar de nuestro ser que esa idea de que esos gestos sutiles de maltrato no son importantes”, afirmó antes de cantar el tema de su autoría “Rescatarme”, que lleva una introducción del poema “Detente sombra” de Sor Juana Inés de la Cruz.

También le canta a aquellas mujeres, que por distintas razones, no logran trascender el dolor y “se quedan ahí”. Como ocurre con el caso del tema “Danza para no llorar”.

Uno de los momentos más emotivos de la noche, ocurrió cuando a través de un simpático fotomontaje animado, iLe contó la anécdota de cuando grabó el tema “Dolor”, junto a Cheo Feliciano. Ni su abuela Flor Amelia, ni el propio Cheo lograron escuchar en vida el resultado final, sin embargo, ella asegura sentir la presencia y el respaldo de ambos cuando la canta.

La noche continuó con un homenaje al recientemente fenecido compositor puertorriqueño Edmundo Disdier, con el tema “Máscara”, seguido del tema “Triángulo”, de Pérez Joglar en el que la cantante se va descomponiendo y desgarrando su voz de pena hacia el final.

El tema patrio no estuvo ausente, y a través de la canción, “Yo también soy boricua”, perteneciente al icónico disco “Los patriotas” de Daniel Santos y Pedro Ortiz Dávila, “Davilita”, iLe quiso “hacer un homenaje a Puerto Rico”, y culminó con un “Viva, Puerto Rico Libre”.

El tema de los distintos rostros, vivencias y maneras de ser mujer continuó con la canción “Extraña de querer”, que contó con la trompeta del maestro Charlie Sepúlveda.

Ya pasadas las diez de la noche, iLe presentó a su banda compuesta por Adalberto Rosario en la guitarra, Jonathan González en el bajo, Alexandra Rivera en el piano, Enrique Bayoán Ríos Escribano en la guitarra y la percusión, el coproductor del discoIsmael Cancel en la batería, Joey Oyola en el trombón, el peruano Nicolás Márquez en el trombón, y el maestro Charlie Sepúlveda en la trompeta.

El concierto cerró con la canción “Te quiero con bugalú”, donde la intérprete dio mayor rienda suelta a esa forma de elegante sensualidad que le distingue y la distancia de otras formas del erotismo tan propias del mundo del espectáculo.

“La sexualidad es algo hermoso, es lo que nos salva. Y también en la tercera edad, porque no dejamos de sentir. Nuestro cuerpo es hermoso, es nuestra historia, es nuestra vida”, afirmó antes de entregarse al movido ritmo del bugalú.

Como regalo al público que ya la aplaudía de pie, iLe cantó una composición de su abuela, también muy erótica, titulada “No te detengas”, con la que selló una selló una noche intensa y memorable.

En uno de los palcos, dos muchachas jóvenes cantaron durante casi dos horas, todas las canciones a viva voz. Era la cantante que estaban esperando.

ENDI.com
por: Ana Teresa Toro / publicado en: 18 de diciembre de 2016